Síguenos en

“Campos no es el monstruo que todos creen”

octubre 26, 2011
Diario EXTRA

No es un monstruo

“La familia de Roberto Campos Crespo guardó silencio por respeto a la memoria de la joven. Pero ante la serie de sucesos acaecidos últimamente, como la inclusión de él en la lista de los 10 más buscados del Guayas, nos obligó a exhibir documentación que desmiente la historia inventada del exenamorado”, mencionó la tarde de ayer Julio César Cueva, abogado defensor de Roberto Campos, acusado de asesinar a martillazos a María Fernanda Fernández de Córdova el pasado 5 de octubre.

El jurista informó que la relación de Roberto y “Mafer” continuaba a espaldas de la familia de la fallecida.  “Existen mensajes de correo electrónico y de BlackBerry messenger que se cruzaban entre ellos. Él no la acosaba, era ella quien insistía en que la relación continuara y también le pedía otra oportunidad. Roberto en cambio decía que estaba cansado de ser su juguete. Estos mensajes se enviaron en los meses de agosto y septiembre del 2011”, agregó.

Cueva reiteró que hay fotos de la pareja que se tomaron en los meses mencionados. “La relación continuaba y no terminó en abril cómo dijeron los familiares de María Fernanda”, aseveró. Además el abogado mencionó que “la reacción de Roberto el día del incidente fue por agentes externos, no fue premeditada. Se presume que él tenía problemas psicológicos. También hubo violencia psicológica de parte de María Fernanda por los constantes mensajes que ella enviaba”.

Con respecto a la inclusión de su cliente en los 10 más buscados sostuvo que tomarán medidas al respecto, ya que “son medidas administrativas arbitrarias que violan una serie de derechos constitucionales. Hay una boleta de detención con fines investigativos, que no es lo mismo que una boleta de prisión. Ni siquiera tiene antecedentes penales. No hay fundamentos jurídicos para incluirlo”.

“Criminalística realizó el peritaje en el departamento de Roberto y en las sábanas encontraron fluidos corporales, que se enviarán a un laboratorio para comprobar si pertenecían a la pareja y saber de qué tipo eran. Mi cliente no es el monstruo que todos creen”, enfatizó el abogado.

¡Comparte el artículo!